Valdepeñas de ciudad real

  • por
Valdepeñas de ciudad real

La uva de valdepeñas

Su nombre significa «Valle de las Rocas», porque se encuentra en una amplia zona de colinas rodeada por un meandro del río Jabalón, justo al borde de la llanura del sur de La Mancha, y el subsuelo es rico en roca caliza. Está situado en el Campo de Calatrava, una extensa llanura al norte de Sierra Morena, y se encuentra en la margen izquierda del río Jabalón, afluente del Guadiana[2].

A ocho kilómetros al sur de la ciudad se encuentra la ciudad ibérica del «Cerro de las Cabezas», un gran oppidum o poblado fortificado con un verdadero castillo en la cima del cerro que ocupa, habitado entre los siglos VII y II antes de Cristo. Es un importante yacimiento arqueológico de la Cultura Oretana y muestra indicios del primer vestigio de la vid en esta región.

Durante la Edad Media la zona formó parte de la taifa árabe de Toledo. De esta época datan las inscripciones árabes y un reloj de sol en los muros de la Iglesia de la Asunción. Según la tradición oral, el Califato dio permiso a los habitantes para cultivar viñedos y elaborar vino, algo prohibido por el Corán.

Wikipedia

Su nombre significa «Valle de las Rocas», porque se encuentra en una amplia zona de colinas rodeada por un meandro del río Jabalón, justo al borde de la llanura del sur de La Mancha, y el subsuelo es rico en roca caliza. Está situado en el Campo de Calatrava, una extensa llanura al norte de Sierra Morena, y se encuentra en la margen izquierda del río Jabalón, afluente del Guadiana[2].

A ocho kilómetros al sur de la ciudad se encuentra la ciudad ibérica del «Cerro de las Cabezas», un gran oppidum o poblado fortificado con un verdadero castillo en la cima del cerro que ocupa, habitado entre los siglos VII y II antes de Cristo. Es un importante yacimiento arqueológico de la Cultura Oretana y muestra indicios del primer vestigio de la vid en esta región.

Durante la Edad Media la zona formó parte de la taifa árabe de Toledo. De esta época datan las inscripciones árabes y un reloj de sol en los muros de la Iglesia de la Asunción. Según la tradición oral, el Califato dio permiso a los habitantes para cultivar viñedos y elaborar vino, algo prohibido por el Corán.

Valdepeñas city hall

Continuing along Cristo Street, the end of the street on the right hand side leads to the Church of the Trinitarians (1615-1632), of classicist baroque style, following the Jesuit model. It has a beautiful garden at the entrance to make a stop along the way.

Going up Real Street we arrive at the Municipal Museum, which exhibits the paintings presented at the International Exhibition of Plastic Arts of the city. And then the Emita de la Veracruz (XVI century) which houses the Auditorium of Francisco Nieva.

Following the street of Pintor Mendoza we arrive at the Museum of the Gregorio Prieto Foundation, located in a typical La Mancha house of the seventeenth century, treasures a collection of more than three thousand works of Gregorio Prieto and other painters such as Picasso, Vazquez Diaz, … as well as original drawings by Federico Garcia Lorca and Rafael Alberti.

Its central location, and point of entry into Andalusia, makes it an ideal place to visit interesting places such as Almagro, Daimiel or Las Lagunas de Ruidera; as well as to get into Andalusia. If you are looking for accommodation here you will find them at the best price:

Santa cruz de mudelamunicipio en españa

Su nombre significa «Valle de las Rocas», porque se encuentra en una amplia zona de colinas rodeada por un meandro del río Jabalón, justo al borde de la llanura del sur de La Mancha, y el subsuelo es rico en roca caliza. Está situado en el Campo de Calatrava, una extensa llanura al norte de Sierra Morena, y se encuentra en la margen izquierda del río Jabalón, afluente del Guadiana[2].

A ocho kilómetros al sur de la ciudad se encuentra la ciudad ibérica del «Cerro de las Cabezas», un gran oppidum o poblado fortificado con un verdadero castillo en la cima del cerro que ocupa, habitado entre los siglos VII y II antes de Cristo. Es un importante yacimiento arqueológico de la Cultura Oretana y muestra indicios del primer vestigio de la vid en esta región.

Durante la Edad Media la zona formó parte de la taifa árabe de Toledo. De esta época datan las inscripciones árabes y un reloj de sol en los muros de la Iglesia de la Asunción. Según la tradición oral, el Califato dio permiso a los habitantes para cultivar viñedos y elaborar vino, algo prohibido por el Corán.