Castillo de butron visitas

  • por
Castillo de butron visitas

Historia del castillo de butrón

Cerca del 25% del territorio vasco es un espacio natural protegido, incluyendo una Reserva de la Biosfera, nueve Parques Naturales, el Geoparque de la Costa Vasca. También encontrará más de 300 especies de aves, espléndidas olas para practicar el surf y numerosas rutas para pasear o ir en bicicleta.

El castillo de Butrón, que data de la Edad Media, está situado en Gatika, en la provincia de Bizkaia, aunque debe su aspecto actual a una reconstrucción casi completa iniciada por Francisco de Cubas (también conocido como Marqués de Cubas) en 1878.

La actividad será dirigida por un instructor de equitación profesional que habla inglés. Desde/hasta el puerto, será trasladado y acompañado por un guía local que permanecerá con usted durante todo el recorrido.

El significado de butrón

El Castillo de Butrón traslada al visitante a la Edad Media, donde se producían luchas entre diferentes familias. Está situado en Gatika, en una colina, y asentado sobre unas rocas, rodeado de un bosque centenario.  Durante más de trescientos años, a partir del siglo XVI, el castillo fue escenario de incesantes y sangrientas luchas entre dos bandos de la nobleza vizcaína. Los señores de Butrón, refugiados en el castillo, ejercían su poder en la zona.  Pero Butrón no siempre ha sido un castillo. A mediados del siglo XIII era una casa-torre y el Quinto Señor de Butrón lo transformó en castillo en el siglo XIV.  Al finalizar las luchas sangrientas a principios del siglo XVI el castillo fue abandonado y se deterioró hasta su restauración a finales del siglo XIX, donde adquirió su aspecto actual. El encargado del proyecto fue el arquitecto Francisco de Cubas, que en 1878 lo reconstruyó siguiendo los criterios imperantes en los principales castillos europeos de la época.

Wikipedia

El Castillo de Butrón (Butroe o Butroeko gaztelua en euskera) es una fortaleza de origen medieval, con más de 2.400 metros cuadrados, situada en el municipio de Gatika, en la comarca de Uribe. Está situado en una colina, rodeado de un bosque centenario, con palmeras y especies exóticas, que dan a este lugar un halo romántico y pintoresco.

Butrón no ha sido siempre un castillo, a mediados del siglo XIII era una casa-torre. Un siglo después, se convirtió en un castillo inexpugnable, único en Bizkaia, escenario de las sangrientas guerras de bando de finales de la Edad Media.

Tras un periodo de abandono, en 1878 el arquitecto Francisco de Cubas, por encargo del Marqués de Torrecilla, acometió la actual reconstrucción siguiendo el modelo de los castillos bávaros de la época, transformando Butrón en un castillo de cuento.

Robles y especies exóticas rodean la colina en la que se levanta el castillo de Butrón. Un entorno que parece recrear los cuentos de los hermanos Grimm. Le recomendamos que aproveche su visita a este magnífico castillo para visitar lugares costeros cercanos como Plentzia, Armintza o Algorta.

Se vende castillo de butrón

En el centro norte de Vizcaya – Bizkaia, en la comarca de Uribe-Butroe, el Castillo de Butrón se levanta sobre una pequeña loma, en el municipio de Gatika, e inmerso en un compacto bosque de robles, su origen se remonta al siglo XI. El Castillo de Butrón, en euskera Butroe o Butroeko gaztelua, fue construido como una torre típicamente medieval en el lugar que ocupaba la antigua casa de los Butrón, fundada por el capitán Gamíniz en el siglo VIII en la anteclase de Gatika.

Rodeado de un rico patrimonio natural con bellos paisajes y escarpados acantilados, y rodeado de un frondoso parque poblado de árboles de diferentes especies que imprimen una belleza única, se alza el Castillo de Butrón. Reconocido como Patrimonio Histórico, del castillo medieval del siglo XIV sólo se conservan los sillares en la parte baja de una de las torres. La actual construcción amurallada, de piedra tallada y trabajada, cuyo color ayuda a diferenciar la parte más antigua del castillo, se inspira en las formas góticas y nórdicas donde proliferan las almenas, los muros macizos, los cubos circulares de gran grosor y con multitud de vanos en los que en algunos de ellos aún se pueden ver restos de lo que fueron vidrieras, y en el centro la torre del homenaje que se eleva sobre todo el edificio.