Cafes antiguos de madrid

  • por
Cafes antiguos de madrid

Cafés en madrid, españa

El Café Comercial es un café situado en la Glorieta de Bilbao en el centro de Madrid, España. Es uno de los cafés más antiguos de la ciudad, fundado el 21 de marzo de 1887 en la época de la Restauración borbónica en España[1]. Fue un centro de tertulias literarias en el periodo posterior a la Guerra Civil española. Vestigio de la época dorada de Madrid, fue también uno de los primeros cafés madrileños en emplear mujeres entre los que servían las mesas[2].

El café tiene dos entradas, una de ellas una puerta giratoria que da a la Glorieta de Bilbao. Grandes ventanales permiten ver el café desde la calle y viceversa. Hay dos plantas; en la superior se encuentra un club de ajedrez, el Club de Ajedrez Café Comercial, y allí siempre hay tableros de ajedrez disponibles. El café también cuenta con un bar completo en cada planta. La configuración actual refleja una importante remodelación en 1953[2] El café es famoso por su chocolate caliente con churros y sus picatostes.

Las reuniones de negocios de la época dieron nombre al café. El café está fuertemente asociado a los círculos intelectuales del regeneracionismo que esperaban reformar España tras su derrota de 1898 en la guerra contra Estados Unidos.

Los mejores cafés de madrid

Estudio y desenfado. A pesar del mercantilismo desenfrenado, unos pocos han conseguido sobrevivir hasta el presente y quizá le apetezca pasar unas horas de ocio sentado en ellos antes de que también tomen el camino del olvido de sus predecesores. En la Puerta del Sol aún quedan dos que conservan un poco del sabor de antaño, a pesar de los fluorescentes que se han instalado. El Café de Levante data del siglo XIX, cuando la Puerta del Sol era el centro de la ciudad y la calle Serrano un camino de tierra periférico. El café, tal y como es hoy, sigue siendo modestamente frecuentado por estudiantes y hombres de letras; al entrar te encuentras con una extraña mezcla de clientela, muy alejada de las llamadas «cafeterías» americanas.

Hay ancianos encorvados con puros negros y periódicos extendidos delante de ellos, jugadores de cartas y dados, estudiantes que garabatean, mujeres ojerosas que contemplan el humo, chulos y hombres de negocios; todos ellos tienen unas horas que matar mientras les lustran los zapatos. Y esta mezcla de estudio y desenfreno tiene una fascinación que hay que experimentar. En Marruecos este tipo de café florece, en Andalucía se mantiene, pero en Madrid está moribundo. Pasee por el laberinto de mesas y sillas dispuestas desordenadamente alrededor de los viejos pilares y luego sitúese en una mesa para escribir, leer o simplemente observar, según le apetezca.

Los mejores restaurantes de madrid centro

A finales del siglo XIX y principios del XX, varios cafés de la capital se convirtieron en auténticos centros culturales, donde escritores y artistas se reunían para hablar de política, literatura o incluso para buscar inspiración para sus obras. En esta ocasión, le animamos a conocer algunos de ellos en una ruta única por Madrid. ¿Nos acompaña?

Durante años, el mundo de la cultura se reunió en diferentes cafés europeos, siguiendo una costumbre que comenzó en Viena durante el siglo XVIII. En Madrid, a finales del siglo XIX había más de un centenar ubicados en su mayoría en el centro de la ciudad, donde personalidades como Valle-Inclán, Pío Baroja, Antonio Machado, Pérez Galdós o Mariano José de Larra, por citar algunos, eran fieles clientes para tomar café y bajo las nubes de humo de sus puros, algo impensable hoy en día, discutir sobre política, cultura o arte.

Así, el inicial Café del Prado que cerró sus puertas en 1960, fue uno de estos locales que gracias a su cercanía al Ateneo de Madrid atrajo a diversas personalidades como Gustavo Adolfo Bécquer, que escribió allí algunas de sus ‘Rimas y Leyendas’.

Acogedor café madrid

Muchos cafés centenarios de Madrid siguen alegrando nuestras calles y nuestras vidas, ofreciendo los desayunos y meriendas más tradicionales de la capital. Estas son algunas de nuestras sugerencias, cerca de URSO Hotel & Spa:

Es una de las mejores pastelerías tradicionales y artesanales de Madrid, donde se sigue elaborando a mano el hojaldre relleno de crema o cabello de ángel. Situada en el número 6 de la calle del Pozo, toma su nombre de ésta, que a su vez debe su nombre a la creencia tradicional de un pozo milagroso, situado en esta calle y al que se habrían arrojado las reliquias de algunos santos, hecho que provocaba «situaciones misteriosas». El local ha sufrido varias reformas, pero se ha conservado el mobiliario original, con un mostrador de mármol y madera, una caja registradora antigua y una balanza clásica de dos platos.

A finales del siglo XIX, Dolores Levil Biel, una mexicana hija de españoles, viajó a Madrid para conocer la tierra de sus padres. Seducida por la ciudad, decide instalarse y abrir una pequeña cafetería en la calle Preciados, que acabaría siendo conocida como «La Mexicana». El café lo ponía el abuelo del actual director de La Mexicana, que había empezado a tostar café en el patio de su casa. El éxito fue tal que en 1990 fue reconocida en los Récords Guinness como «la tienda que más café vende en el mundo».