Habilidades sociales y de comunicación

  • por
Habilidades sociales y de comunicación

la comunicación social

En lo que se dice influye tanto el lenguaje verbal como la forma en que lo utilizamos -el tono de voz, el volumen del discurso y las palabras que elegimos-, así como mensajes más sutiles como el lenguaje corporal, los gestos y otros métodos de comunicación no verbal.

El desarrollo de las habilidades sociales consiste en ser conscientes de cómo nos comunicamos con los demás, de los mensajes que enviamos y de cómo se pueden mejorar los métodos de comunicación para que ésta sea más eficiente y eficaz.

Al desarrollar las habilidades sociales, uno se vuelve más carismático, un rasgo deseable. La gente está más interesada en las personas carismáticas, ya que las personas carismáticas están (o al menos parecen estar) más interesadas en ellas.

La mayoría de la gente sabe que no se puede avanzar mucho en la vida sin unas relaciones interpersonales sólidas. Centrarte en las relaciones te ayudará a conseguir un trabajo, ascender y hacer nuevos amigos. Unas habilidades sociales bien afinadas pueden aumentar tu felicidad y satisfacción y darte una mejor perspectiva de la vida.

Al fin y al cabo, no se pueden tener grandes habilidades sociales sin una buena capacidad de comunicación, y ser capaz de transmitir los propios pensamientos e ideas puede ser la habilidad más importante que se puede desarrollar en la vida.

wikipedia

Una habilidad social es cualquier competencia que facilite la interacción y la comunicación con los demás, en la que se crean, se comunican y se modifican las normas y las relaciones sociales de forma verbal y no verbal. El proceso de aprendizaje de estas habilidades se denomina socialización. La falta de estas habilidades puede causar torpeza social.

Las habilidades interpersonales son acciones utilizadas para interactuar eficazmente con los demás. Las habilidades interpersonales se relacionan con las categorías de dominación vs. sumisión, amor vs. odio, afiliación vs. agresión y control vs. autonomía (Leary, 1957). Las habilidades interpersonales positivas incluyen la persuasión, la escucha activa, la delegación y la administración, entre otras. La psicología social, una disciplina académica centrada en la investigación relacionada con el funcionamiento social, estudia cómo se aprenden las habilidades interpersonales a través de cambios en la actitud, el pensamiento y el comportamiento basados en la sociedad[cita requerida].

Las habilidades sociales están orientadas a objetivos, con objetivos principales y subobjetivos[2] Por ejemplo, una interacción en el lugar de trabajo iniciada por un empleado nuevo con un empleado veterano contendrá primero un objetivo principal. Takeo Doi, en su estudio de la conciencia, distingue entre tatemae, que significa convenciones y expresiones verbales, y honne, que significa el verdadero motivo que hay detrás de las convenciones[4].

la importancia de las habilidades sociales en el trabajo

Comenzamos a comunicarnos desde el momento en que nacemos, haciendo saber a nuestras madres que hemos llegado con nuestro primer llanto. A medida que el niño se va desarrollando, es importante cultivar sus habilidades comunicativas para que sea capaz de expresarse, con claridad y seguridad, en todos los aspectos y ámbitos de su vida.

Los niños aprenden a comunicarse observando y escuchando a sus padres, y luego imitando sus palabras y acciones; cuanto más te comuniques con tu hijo, antes y más rápido desarrollará estas habilidades.

La lectura es una actividad estupenda para ayudar a mejorar la capacidad de comunicación de tu hijo; desarrolla su adquisición del lenguaje y le introduce en una gama de vocabulario que le ayuda a comunicarse con facilidad y claridad. A medida que crecen, la lectura conjunta ofrece una excelente oportunidad para el debate, creando un entorno en el que el niño puede acostumbrarse con comodidad y confianza a articular y compartir sus ideas.

A través de la interacción y el juego con sus hermanos y amigos, el niño desarrollará sus habilidades sociales e interpersonales junto con sus habilidades de comunicación. Estas habilidades les harán sentirse más cómodos en situaciones sociales, donde les resultará más fácil entablar conversaciones con sus compañeros y hacer nuevos amigos. A través de estas relaciones, también perfeccionarán su capacidad de escucha y su habilidad para empatizar e interpretar las señales de comunicación no verbal.

las habilidades sociales importan, grados pk

Principio práctico de VEYLDF: altas expectativas para cada niño). Siempre es importante entender el desarrollo de los niños como un continuo de crecimiento, independientemente de su edad.       Comunicadores tempranos (nacimiento – 18 meses)

Usuarios tempranos del lenguaje (12 – 36 meses)A partir de los 12 meses, empiezan a utilizar las palabras y la comunicación no verbal para:A partir de los 18 meses:A partir de los 24 meses:Aprendices del lenguaje y de la alfabetización emergente (30 – 60 meses)A partir de los 42 meses, empiezan a utilizar el lenguaje para:Habilidades sociales claveEl aprendizaje de habilidades sociales por parte de los niños puede ser un poderoso complemento de su caja de herramientas comunicativa. Cuando los niños pueden comunicar sus deseos y necesidades, se facilita su capacidad para llevarse bien con los demás. Por tanto, las habilidades sociales están estrechamente relacionadas con el desarrollo del lenguaje de los niños. También tienen vínculos con el bienestar, la identidad y el desarrollo emocional de los niños (véase VEYLDF, 2016). Algunas habilidades sociales clave que los niños desarrollan son:Saludos y despedidas

TurnosLas conversaciones son similares a un juego de tenis: un hablante tiene su turno, y luego el otro hablante tiene su turno. Al igual que en el tenis, algunos turnos pueden ser más largos que otros, como cuando un hablante habla de algo que conoce durante varias frases seguidas. En una buena conversación, todos los interlocutores hablan y escuchan en la misma medida. Los turnos de los niños son inicialmente muy breves (un gesto, una mirada, una vocalización o una sola palabra), pero se convierten en frases, oraciones y tramos de lenguaje más largos. Escuchar también está estrechamente relacionado con el desarrollo de la empatía, ya que necesitamos escuchar a los demás para entender sus puntos de vista. Podemos fomentar el interés y la concentración de los niños en las ideas y los turnos de conversación de los demás: