Dinamicas de confianza y cohesion

  • por
Dinamicas de confianza y cohesion

La importancia de la cohesión del grupo

La dinámica del equipo es fundamental para el éxito de la organización. Sin una dinámica de equipo positiva, su empresa no puede aprovechar plenamente el potencial de sus empleados ni sus habilidades y experiencia. Entonces, ¿qué son las dinámicas de equipo y cómo puede gestionar y mejorar el rendimiento de su equipo mediante una dinámica mejorada? No hay dos equipos exactamente iguales, por lo que la mejora de las dinámicas de equipo comienza con la identificación de cualquier problema y la formulación de una estrategia adaptada a su equipo.

Un equipo puede definirse como dos o más personas que trabajan juntas de forma interdependiente para alcanzar un objetivo o propósito específico. Fuera de esto, un equipo puede ser a largo plazo o reunirse durante unas horas. La dinámica de grupo puede entenderse como el modo en que los distintos papeles y comportamientos de los miembros del equipo repercuten en los demás miembros del grupo y en el grupo en su conjunto. Las dinámicas de equipo son, por tanto, los factores psicológicos inconscientes que influyen en la dirección del comportamiento y el rendimiento de un equipo.

Un equipo con una dinámica de grupo positiva suele tener miembros que confían en los demás. Pueden trabajar para tomar decisiones colectivas y son responsables de los resultados. Un equipo con una buena dinámica de grupo puede ser constructivo y productivo, y puede demostrar comprensión mutua y comportamiento autocorrectivo. Por otro lado, una mala dinámica de grupo puede ser perjudicial para la toma de decisiones y los resultados del trabajo.

Cohesión de grupo

La cohesión del grupo (también llamada cohesión del grupo y cohesión social) surge cuando los lazos unen a los miembros de un grupo social entre sí y con el grupo en su conjunto. Aunque la cohesión es un proceso polifacético, puede desglosarse en cuatro componentes principales: relaciones sociales, relaciones con las tareas, unidad percibida y emociones[1]. Los miembros de grupos fuertemente cohesionados están más dispuestos a participar de buen grado y a permanecer en el grupo[2].

Del neolatino «cohaesio» y del francés «cohésion», en física, cohesión significa «la fuerza que une las moléculas de un líquido o de un sólido». Por lo tanto, hay diferentes maneras de definir la cohesión de un grupo, dependiendo de cómo los investigadores conceptualicen este concepto. Sin embargo, la mayoría de los investigadores definen la cohesión como el compromiso con la tarea y la atracción interpersonal hacia el grupo[3][4].

La cohesión puede definirse de forma más específica como la tendencia de un grupo a estar unido mientras trabaja para conseguir un objetivo o para satisfacer las necesidades emocionales de sus miembros[4] Esta definición incluye aspectos importantes de la cohesión, como su multidimensionalidad, su naturaleza dinámica, su base instrumental y su dimensión emocional[4] Su multidimensionalidad se refiere a cómo la cohesión se basa en muchos factores. Su naturaleza dinámica se refiere a cómo cambia gradualmente a lo largo del tiempo en su fuerza y forma desde el momento en que se forma un grupo hasta cuando se disuelve. Su base instrumental se refiere a cómo la gente se cohesiona con algún propósito, ya sea por una tarea o por razones sociales. Su dimensión emocional se refiere a cómo la cohesión es agradable para los miembros del grupo. Esta definición se puede generalizar a la mayoría de los grupos que se caracterizan por la definición de grupo antes mencionada. Entre estos grupos se encuentran los equipos deportivos, los grupos de trabajo, las unidades militares, los grupos de fraternidad y los grupos sociales[4]. Sin embargo, es importante señalar que otros investigadores afirman que la cohesión no puede generalizarse en muchos grupos[5][6].

Estrategias de cohesión de equipo

La cohesión del grupo (también llamada cohesión del grupo y cohesión social) surge cuando los lazos unen a los miembros de un grupo social entre sí y con el grupo en su conjunto. Aunque la cohesión es un proceso polifacético, puede desglosarse en cuatro componentes principales: relaciones sociales, relaciones con las tareas, unidad percibida y emociones[1] Los miembros de grupos fuertemente cohesionados son más proclives a participar fácilmente y a permanecer en el grupo[2].

Del neolatino «cohaesio» y del francés «cohésion», en física, cohesión significa «la fuerza que une las moléculas de un líquido o de un sólido». Por lo tanto, hay diferentes maneras de definir la cohesión de un grupo, dependiendo de cómo los investigadores conceptualicen este concepto. Sin embargo, la mayoría de los investigadores definen la cohesión como el compromiso con la tarea y la atracción interpersonal hacia el grupo[3][4].

La cohesión puede definirse de forma más específica como la tendencia de un grupo a estar unido mientras trabaja para conseguir un objetivo o para satisfacer las necesidades emocionales de sus miembros[4] Esta definición incluye aspectos importantes de la cohesión, como su multidimensionalidad, su naturaleza dinámica, su base instrumental y su dimensión emocional[4] Su multidimensionalidad se refiere a cómo la cohesión se basa en muchos factores. Su naturaleza dinámica se refiere a cómo cambia gradualmente a lo largo del tiempo en su fuerza y forma desde el momento en que se forma un grupo hasta cuando se disuelve. Su base instrumental se refiere a cómo la gente se cohesiona con algún propósito, ya sea por una tarea o por razones sociales. Su dimensión emocional se refiere a cómo la cohesión es agradable para los miembros del grupo. Esta definición se puede generalizar a la mayoría de los grupos que se caracterizan por la definición de grupo antes mencionada. Entre estos grupos se encuentran los equipos deportivos, los grupos de trabajo, las unidades militares, los grupos de fraternidad y los grupos sociales[4]. Sin embargo, es importante señalar que otros investigadores afirman que la cohesión no puede generalizarse en muchos grupos[5][6].

Ejemplos de cohesión de equipo

La cohesión del grupo (también llamada cohesión del grupo y cohesión social) surge cuando los lazos unen a los miembros de un grupo social entre sí y con el grupo en su conjunto. Aunque la cohesión es un proceso polifacético, puede desglosarse en cuatro componentes principales: relaciones sociales, relaciones con las tareas, unidad percibida y emociones[1] Los miembros de grupos fuertemente cohesionados están más inclinados a participar fácilmente y a permanecer en el grupo[2].

Del neolatino «cohaesio» y del francés «cohésion», en física, cohesión significa «la fuerza que une las moléculas de un líquido o de un sólido». Por lo tanto, hay diferentes maneras de definir la cohesión de un grupo, dependiendo de cómo los investigadores conceptualicen este concepto. Sin embargo, la mayoría de los investigadores definen la cohesión como el compromiso con la tarea y la atracción interpersonal hacia el grupo[3][4].

La cohesión puede definirse de forma más específica como la tendencia de un grupo a estar unido mientras trabaja para conseguir un objetivo o para satisfacer las necesidades emocionales de sus miembros[4] Esta definición incluye aspectos importantes de la cohesión, como su multidimensionalidad, su naturaleza dinámica, su base instrumental y su dimensión emocional[4] Su multidimensionalidad se refiere a cómo la cohesión se basa en muchos factores. Su naturaleza dinámica se refiere a cómo cambia gradualmente a lo largo del tiempo en su fuerza y forma desde el momento en que se forma un grupo hasta cuando se disuelve. Su base instrumental se refiere a cómo la gente se cohesiona con algún propósito, ya sea por una tarea o por razones sociales. Su dimensión emocional se refiere a cómo la cohesión es agradable para los miembros del grupo. Esta definición se puede generalizar a la mayoría de los grupos que se caracterizan por la definición de grupo antes mencionada. Entre estos grupos se encuentran los equipos deportivos, los grupos de trabajo, las unidades militares, los grupos de fraternidad y los grupos sociales[4]. Sin embargo, es importante señalar que otros investigadores afirman que la cohesión no puede generalizarse en muchos grupos[5][6].