Ataques de panico y ansiedad

  • por
Ataques de panico y ansiedad

Cómo calmar el ataque de ansiedad

Analizar activamente las características del dispositivo para identificarlo. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Es posible que escuche los términos «ataque de ansiedad» y «ataque de pánico» utilizados indistintamente, como si significaran lo mismo. Esto es comprensible, ya que algunos de los síntomas de los ataques de pánico y de la ansiedad son similares, como la aceleración de los latidos del corazón, la falta de aliento y los mareos.

Los ataques de pánico son una oleada abrupta de miedo o malestar intenso acompañada de otros síntomas físicos y mentales. La ansiedad, por su parte, forma parte de las respuestas emocionales y de protección que el cuerpo humano tiene programadas. Cuando la ansiedad es excesiva o se interpone en la vida, es cuando hay motivo de preocupación.

Ataque de pánico vs. ataque de ansiedad

La ansiedad ocasional es una parte esperada de la vida. Puede sentirse ansioso cuando se enfrenta a un problema en el trabajo, antes de hacer un examen o antes de tomar una decisión importante. Pero los trastornos de ansiedad implican algo más que una preocupación o un miedo temporales. Para una persona con un trastorno de ansiedad, la ansiedad no desaparece y puede empeorar con el tiempo. Los síntomas pueden interferir en las actividades diarias, como el rendimiento laboral, las tareas escolares y las relaciones.

Las personas con trastorno de ansiedad generalizada (TAG) muestran una ansiedad o preocupación excesiva, la mayoría de los días durante al menos 6 meses, por una serie de cosas como la salud personal, el trabajo, las interacciones sociales y las circunstancias de la vida cotidiana. El miedo y la ansiedad pueden causar problemas significativos en áreas de su vida, como las interacciones sociales, la escuela y el trabajo.

Las personas con trastorno de pánico sufren ataques de pánico recurrentes e inesperados. Los ataques de pánico son períodos repentinos de miedo intenso que aparecen rápidamente y alcanzan su punto álgido en cuestión de minutos. Los ataques pueden producirse de forma inesperada o pueden ser provocados por un desencadenante, como un objeto o una situación temida.

Síntomas de un ataque de pánico

El término «ataque de ansiedad» no es un término médico reconocido y puede significar cosas diferentes para cada persona. Decir «tuve un ataque de ansiedad» puede significar «me sentí ansioso», o puede significar «tuve un ataque de pánico», o puede significar algo más.

¿Qué es la ansiedad? La ansiedad es una sensación que todo el mundo tiene en algún momento. Consiste en sentirse preocupado por algo que puede ocurrir, o que va a ocurrir, así como por sentimientos de nerviosismo o tensión.

Buscar apoyo profesional es siempre una buena idea. Es importante encontrar el profesional sanitario adecuado para ti. Y también hay muchos programas de autoayuda en línea, apoyo y formas de recibir terapia.

Qué causa los ataques de pánico

Sin tratamiento, los ataques de pánico frecuentes y prolongados pueden ser gravemente incapacitantes. La persona puede optar por evitar una amplia gama de situaciones (como salir de casa o estar sola) por miedo a experimentar un ataque.    Algunas personas pueden desarrollar trastornos de pánico Para muchas personas, las sensaciones de pánico se producen sólo ocasionalmente durante períodos de estrés o enfermedad. Se dice que una persona que experimenta ataques de pánico recurrentes padece un trastorno de pánico, que es un tipo de trastorno de ansiedad. Por lo general, tienen ataques de pánico recurrentes e inesperados y temores persistentes de que se repitan los ataques.    Síntomas Los síntomas de un ataque de pánico pueden incluir:    La respuesta de «huida o lucha» Cuando el cuerpo se enfrenta a un peligro inmediato, el cerebro ordena al sistema nervioso autónomo que active la respuesta de «huida o lucha». El cuerpo se inunda de una serie de sustancias químicas, incluida la adrenalina, que desencadenan cambios fisiológicos. Por ejemplo, el ritmo cardíaco y la respiración se aceleran y la sangre se desplaza a los músculos para prepararse para el combate físico o la huida.