Receta de confit de pato

  • por
Receta de confit de pato

Receta de pato confitado al vacío

El nombre de esta receta puede parecer irrisorio. ¿No se supone que el confitado es algo arduo, sucio y nada fácil de hacer en casa? ¿No implica grandes cantidades de grasa líquida caliente y reservas aún mayores de paciencia? ¿Seguramente los chefs tienen un truco para conseguir que esos muslos de pato queden tan ricos, tan lujosos? Esta versión no es tradicional, y sigue siendo una inversión de tiempo para los cocineros caseros (los muslos se curan durante 24 horas, y luego se cocinan durante unas 3 ½ horas más). Pero al permitir que los muslos de pato se cocinen en su propia grasa fundida, en lugar de añadir litros de grasa adicional a la sartén, se obtiene una receta que es mucho menos pesada de preparar y limpiar. Y el método es realmente sencillo, con unos resultados igual de buenos. El pato dura al menos 5 días en el frigorífico, y debe recalentarse en un horno a 350 grados hasta que esté caliente. A continuación, pase las patas por la parrilla hasta que estén crujientes.

Muslos de pato confitados

El confit de pato es una preparación clásica francesa que produce una carne sedosa y tierna que puede conservarse (lo que significa «confit» en francés) durante un largo periodo de tiempo, gracias al sello protector y bloqueador del aire que forma la grasa fundida en la que se sumerge y se cocina el pato.

Para este confit tradicional (la alternativa analógica a nuestra receta de confit de pato al vacío, más moderna y racionalizada), empezamos por curar los muslos de pato durante 24 horas con sal, pimienta negra y una cura de alliums hecha con chalotas, cebolla, ajo, perejil y tomillo. Esta cura sazona la carne y le da un toque de dulzura vegetal, y luego se aclara (lo que permite reutilizar la grasa de pato más tarde para las siguientes tandas de confit). Los muslos de pato se sumergen en la grasa y se cocinan suavemente en un horno bajo hasta que estén completamente tiernos.

La cantidad de grasa de pato necesaria para esta receta depende del tamaño de su recipiente de cocción. Se necesita suficiente grasa de pato para cubrir completamente los muslos y mantenerlos sumergidos durante la cocción. Puede extraer la grasa de pato usted mismo al desmenuzar patos enteros o comprar contenedores de grasa de pato extraída en supermercados bien surtidos o por Internet.

Con qué acompañar el confit de pato

Muslos de pato suavemente curados, bañados en su propia grasa y cocinados lentamente hasta alcanzar la perfección. A continuación, la piel se crispa en una sartén o en el horno, lo que proporciona una combinación pecaminosa de carne sedosa y piel crujiente.

En general, se acepta que el confit de pato se originó en Gascuña, Francia, hace siglos. El curado de los patos sacrificados en sal y la cocción en su propia grasa ayudaban a conservarlos durante el invierno. Aunque nosotros pensemos que el rico y graso confit de pato es un lujo que se da de vez en cuando, en aquella época la gente confiaba en el «confit de canard» como sustento necesario durante los meses de frío.

Confit viene del verbo francés «confire», que significa conservar. El término se asocia con frecuencia a la conservación de carnes, como el pato, en su propia grasa, pero la fruta y otros alimentos azucarados cocinados lentamente con azúcar añadido para conservarlos también pueden considerarse confitados. También se pueden confitar verduras cocinándolas lentamente cubiertas de aceite.

El confit de pato es un plato principal sabroso y satisfactorio, pero puede utilizarlo como ingrediente en otros platos, como la pasta con confit de pato asado lentamente. Como plato principal, funciona muy bien con guarniciones de verduras asadas, puré de patatas o incluso una simple ensalada verde.

Pato confitado

El nombre de esta receta puede parecer irrisorio. ¿No se supone que el confit es algo arduo, sucio y nada fácil de hacer en casa? ¿No implica grandes cantidades de grasa líquida caliente y reservas aún mayores de paciencia? ¿Seguramente los chefs tienen un truco para conseguir que esos muslos de pato queden tan ricos, tan lujosos? Esta versión no es tradicional, y sigue siendo una inversión de tiempo para los cocineros caseros (los muslos se curan durante 24 horas, y luego se cocinan durante unas 3 ½ horas más). Pero al permitir que los muslos de pato se cocinen en su propia grasa fundida, en lugar de añadir litros de grasa adicional a la sartén, se obtiene una receta que es mucho menos pesada de preparar y limpiar. Y el método es realmente sencillo, con unos resultados igual de buenos. El pato dura al menos 5 días en el frigorífico, y debe recalentarse en un horno a 350 grados hasta que esté caliente. A continuación, pase las patas por la parrilla hasta que estén crujientes.