Filetes de merluza a la plancha

  • por
Filetes de merluza a la plancha

Cómo asar merluza en papel de aluminio

La merluza pertenece a la familia del bacalao y puede encontrarse a más de 1.000 metros de profundidad. Se conocen un total de 12 especies de merluza en la familia de los Merlucciidae, y aunque el sabor y la textura pueden variar según la especie, todas suelen tener un sabor más suave, una textura más blanda y una escama más pequeña que la del bacalao.Consulte nuestras recetas de merluza sostenible

La merluza no es sólo un pescado, también es un apellido de origen inglés y nórdico. Se cree que el nombre deriva de la palabra nórdica antigua haki. Hake, Haki o Haco era un famoso rey del mar escandinavo en la mitología nórdica. La palabra haki también está relacionada con la palabra «anzuelo», un nombre que originalmente se daba a alguien de la industria pesquera. Parece que la conexión con el océano es un rasgo de ambos tipos de merluza.

Recetas saludables de merluza a la parrilla

El arroz de tomate es un sabroso plato portugués de tomate y arroz. Es un gran compañero de plato para los jugosos filetes de merluza a la parrilla de piel crujiente, aromatizados con una sabrosa mezcla de limón picante y perejil fresco.

2. Pelar y picar finamente la cebolla. Poner una sartén mediana a fuego medio. Añadir un chorrito de aceite de oliva y la cebolla. Salpimentar y freír, removiendo a menudo, durante 5-6 minutos hasta que la cebolla empiece a ablandarse y se dore ligeramente.

3. Mientras se fríe la cebolla, corta los tomates en dados. Corta el pimiento por la mitad y quítale las semillas y la médula, luego pícalo finamente. Cuando la cebolla se haya cocinado durante 5-6 minutos, añadir los tomates y el pimiento. Fríe, removiendo a menudo, durante 5-6 minutos hasta que las cebollas estén pulposas y blandas y las verduras empiecen a ablandarse.

4. Mientras tanto, llene y ponga a hervir su hervidor. Pelar y rallar o machacar el ajo. Pica los tallos de perejil y reserva las hojas para más tarde. Añadir el ajo y los tallos de perejil a la sartén, junto con la salsa de tomate. Sofreír, removiendo, durante 2 minutos.

5. Escurrir el arroz y volcarlo en la sartén. Vierte 150 ml de agua caliente de la tetera. Tapar la olla, subir el fuego y llevar a ebullición. Cuando esté hirviendo, baja el fuego y cocina a fuego lento durante 20-25 minutos hasta que el arroz esté tierno y haya absorbido toda el agua. Cuando el arroz esté tierno, retíralo del fuego y resérvalo, con la tapa puesta, durante 5-10 minutos para que termine de cocinarse.

Cómo asar merluza en una sartén

La merluza es la estrella de muchos platos salteados y al horno, pero este carnoso pescado también resiste bien los rigores de la parrilla. Al igual que el bacalao, la merluza tiene un bajo contenido en mercurio y aporta muchas proteínas magras. Además, la escasa demanda de este pescado mantiene sus precios bajos. La carne blanca y escamosa de la merluza tiene un sabor suave y natural que admite una serie de condimentos y acompañamientos. Tras unos minutos al fuego, se obtiene un plato sabroso y de piel crujiente.

Descongele los filetes de merluza congelados antes de asarlos para que se cocinen de forma rápida y uniforme. Lo mejor es ponerlos en la nevera el día anterior. Si los va a preparar el mismo día, sumérjalos en agua fría en una bolsa resellable o en un bol con tapa durante unos 45 minutos o una hora. Cambie el agua por otra más fría a mitad de camino para mantener el pescado por debajo de los 40 grados Fahrenheit y evitar un rápido crecimiento bacteriano.

Precaliente la parrilla a fuego alto. Una vez que esté caliente, raspe enérgicamente la parrilla para limpiarla. Una parrilla limpia es la clave para evitar que se pegue, lo que puede arruinar fácilmente un filete de pescado. Después de una limpieza a fondo, engrase la parrilla con un paño limpio o toallas de papel empapadas en aceite de cocina.

Merluza a la plancha con mantequilla de ajo

Cocineros vascos como Juan Mari Arzak y Martín Berasategui acaparan los titulares por su pirotecnia culinaria (piense en su comida como el equivalente culinario del Museo Guggenheim Bilbao diseñado por Gehry). Lo que quizá no sepa es que el País Vasco es también un semillero de parrilladas, hechas en su mayoría con una sencillez que contrasta con las espumas, gelatinas y deconstrucciones de la vanguardia culinaria española. Una pizca de sal marina, un chorrito de vinagre o de aceite de oliva son los condimentos preferidos por la mayoría de los maestros de la parrilla vasca. Esta sencilla merluza a la parrilla, aderezada con aceite de oliva y ajo frito y condimentada con chile guindilla, está inspirada en el Beti Jai («Siempre de fiesta»), un popular restaurante escondido en el laberinto de callejuelas del casco viejo de San Sebastián.