Que significa homeostasis en biologia

  • por
Que significa homeostasis en biologia

definición médica de homeostasis

La homeostasis, que proviene de las palabras griegas «igual» y «estable», se refiere a cualquier proceso que los seres vivos utilizan para mantener activamente las condiciones bastante estables necesarias para la supervivencia. El término fue acuñado en 1930 por el médico Walter Cannon. Su libro The Wisdom of the Body (La sabiduría del cuerpo) describe cómo el cuerpo humano mantiene niveles estables de temperatura y otras condiciones vitales como el contenido de agua, sal, azúcar, proteínas, grasa, calcio y oxígeno en la sangre. Procesos similares mantienen dinámicamente las condiciones estables en el medio ambiente de la Tierra.

La homeostasis ha encontrado aplicaciones útiles en las ciencias sociales. Se refiere a cómo una persona sometida a tensiones y motivaciones conflictivas puede mantener una condición psicológica estable. Una sociedad mantiene homeostáticamente su estabilidad a pesar de los factores políticos, económicos y culturales en conflicto. Un buen ejemplo es la ley de la oferta y la demanda, por la que la interacción de la oferta y la demanda mantiene los precios del mercado razonablemente estables.

Las ideas homeostáticas son compartidas por la ciencia de la cibernética (del griego «timonel»), definida en 1948 por el matemático Norbert Wiener como «todo el campo de la teoría del control y la comunicación, ya sea en la máquina o en el animal». Los sistemas cibernéticos pueden «recordar» las perturbaciones y por eso se utilizan en informática para almacenar y transmitir información. La retroalimentación negativa es un concepto homeostático y cibernético central, que se refiere a cómo un organismo o sistema se opone automáticamente a cualquier cambio que se le imponga.

qué es la homeostasis en el cuerpo

En biología, la homeostasis es el estado de condiciones internas, físicas y químicas estables que mantienen los sistemas vivos[1]. Es la condición de funcionamiento óptimo para el organismo e incluye muchas variables, como la temperatura corporal y el equilibrio de fluidos, que se mantienen dentro de ciertos límites preestablecidos (rango homeostático). Otras variables son el pH del líquido extracelular, las concentraciones de iones de sodio, potasio y calcio, así como el nivel de azúcar en la sangre, y deben regularse a pesar de los cambios en el entorno, la dieta o el nivel de actividad. Cada una de estas variables está controlada por uno o varios reguladores o mecanismos homeostáticos, que en conjunto mantienen la vida.

La homeostasis se produce por una resistencia natural al cambio cuando ya se encuentra en condiciones óptimas,[2] y el equilibrio se mantiene gracias a muchos mecanismos reguladores. Todos los mecanismos de control homeostático tienen al menos tres componentes interdependientes para la variable que se regula: un receptor, un centro de control y un efector[3] El receptor es el componente sensor que vigila y responde a los cambios del entorno, ya sea externo o interno. Los receptores incluyen los termorreceptores y los mecanorreceptores. Los centros de control son el centro respiratorio y el sistema renina-angiotensina. Un efector es el objetivo sobre el que se actúa, para provocar el cambio al estado normal. A nivel celular, los receptores incluyen los receptores nucleares que provocan cambios en la expresión de los genes a través de la regulación hacia arriba o hacia abajo, y actúan en los mecanismos de retroalimentación negativa. Un ejemplo de ello es el control de los ácidos biliares en el hígado[4].

definir la homeostasis

Explorar activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

La homeostasis se refiere a la necesidad del cuerpo de alcanzar y mantener un determinado estado de equilibrio. El término fue acuñado por primera vez por un fisiólogo llamado Walter Cannon en 1926. Más concretamente, la homeostasis es la tendencia del cuerpo a controlar y mantener los estados internos, como la temperatura y el azúcar en sangre, en niveles bastante constantes y estables.

La homeostasis se refiere a la capacidad de un organismo de regular varios procesos fisiológicos para mantener los estados internos estables y equilibrados. Estos procesos tienen lugar en su mayor parte sin que seamos conscientes de ello.

El cuerpo tiene puntos de referencia para una serie de estados, como la temperatura, el peso, el sueño, la sed y el hambre. Cuando el nivel se desvía (en cualquier dirección, demasiado o demasiado poco), la homeostasis trabaja para corregirlo. Por ejemplo, para regular la temperatura, sudarás cuando tengas demasiado calor o temblarás cuando tengas demasiado frío.

definición y ejemplo de homeostasis

El organismo humano está formado por billones de células que trabajan juntas para el mantenimiento de todo el organismo. Aunque las células pueden desempeñar funciones muy diferentes, sus necesidades metabólicas son bastante similares. El mantenimiento de un entorno interno constante con todo lo que las células necesitan para sobrevivir (oxígeno, glucosa, iones minerales, eliminación de residuos, etc.) es necesario para el bienestar de las células individuales y para el bienestar de todo el organismo. Los diversos procesos por los que el cuerpo regula su entorno interno se denominan colectivamente homeostasis.

La homeostasis, en un sentido general, se refiere a la estabilidad, el equilibrio o el balance. Desde el punto de vista fisiológico, es el intento del organismo de mantener un entorno interno constante y equilibrado, lo que requiere una supervisión y unos ajustes persistentes a medida que cambian las condiciones. El ajuste de los sistemas fisiológicos del organismo se denomina regulación homeostática, que implica tres partes o mecanismos: (1) el receptor, (2) el centro de control y (3) el efector.