Qué es un experimento científico

  • por
Qué es un experimento científico

experimentación

En estadística, un experimento factorial completo es un experimento cuyo diseño consta de dos o más factores, cada uno con valores posibles discretos o «niveles», y cuyas unidades experimentales adoptan todas las combinaciones posibles de estos niveles en todos esos factores. Un diseño factorial completo también puede denominarse diseño completamente cruzado. Un experimento de este tipo permite al investigador estudiar el efecto de cada factor sobre la variable de respuesta, así como los efectos de las interacciones entre los factores sobre la variable de respuesta.

En la gran mayoría de los experimentos factoriales, cada factor tiene sólo dos niveles. Por ejemplo, con dos factores que tienen dos niveles cada uno, un experimento factorial tendría cuatro combinaciones de tratamiento en total, y suele denominarse diseño factorial 2×2.

Si el número de combinaciones en un diseño factorial completo es demasiado alto para ser logísticamente factible, puede hacerse un diseño factorial fraccionado, en el que se omiten algunas de las combinaciones posibles (normalmente al menos la mitad).

Ronald Fisher argumentó en 1926 que los diseños «complejos» (como los diseños factoriales) eran más eficaces que el estudio de un factor a la vez[2]. Fisher escribió: «No hay aforismo que se repita con más frecuencia en relación con los ensayos de campo, que el de que debemos hacer a la naturaleza pocas preguntas o, idealmente, una pregunta a la vez». El autor está convencido de que esta opinión es totalmente errónea».

experimentos del método científico

Un experimento es un procedimiento llevado a cabo para apoyar o refutar una hipótesis. Los experimentos permiten conocer la causa y el efecto al demostrar qué resultado se produce cuando se manipula un factor concreto. Los experimentos varían mucho en cuanto a su objetivo y escala, pero siempre se basan en un procedimiento repetible y un análisis lógico de los resultados. También existen estudios experimentales naturales.

Un niño puede llevar a cabo experimentos básicos para entender cómo caen las cosas al suelo, mientras que los equipos de científicos pueden dedicar años de investigación sistemática para avanzar en la comprensión de un fenómeno. Los experimentos y otros tipos de actividades prácticas son muy importantes para el aprendizaje de los alumnos en el aula de ciencias. Los experimentos pueden elevar las puntuaciones de los exámenes y ayudar a los alumnos a comprometerse e interesarse más en el material que están aprendiendo, especialmente cuando se utilizan a lo largo del tiempo[1] Los experimentos pueden variar desde comparaciones naturales personales e informales (por ejemplo, probar una gama de chocolates para encontrar un favorito), hasta altamente controlados (por ejemplo, pruebas que requieren complejos aparatos supervisados por muchos científicos que esperan descubrir información sobre las partículas subatómicas). Los usos de los experimentos varían considerablemente entre las ciencias naturales y las humanas.

experimentar en la investigación

Los experimentos y proyectos prácticos son una de nuestras formas favoritas de enseñar ciencias. Todas estas actividades son lo suficientemente fáciles como para que cualquiera pueda probarlas, y probablemente ya tengas a mano todos los materiales que necesitas. Elige algunos de tus favoritos y ¡que empiece la diversión científica!

Los niños se quedarán asombrados al ver cómo el agua coloreada pasa de un vaso a otro, y a ti te encantará la facilidad y el bajo coste del montaje. Reúne agua, toallas de papel y colorante alimentario para enseñar la magia científica de la acción capilar.

¡Tan sencillo y tan sorprendente! Todo lo que necesitas es una bolsa de plástico con cierre, lápices afilados y un poco de agua para dejar a tus hijos boquiabiertos. Una vez que estén convenientemente impresionados, enséñales cómo funciona el «truco» explicándoles la química de los polímeros.

Pon a prueba sus habilidades de ingeniería con una gota de huevo. Desafía a los niños a construir un recipiente con cosas que encuentren por la casa que proteja un huevo de una larga caída (es especialmente divertido hacerlo desde las ventanas de los pisos superiores).

Explora el poder del sol cuando construyas tus propios hornos solares y los utilices para cocinar algunas delicias. Este experimento requiere un poco más de tiempo y esfuerzo, pero los resultados son siempre impresionantes. En el siguiente enlace encontrarás las instrucciones completas.

ejemplos de experimentos científicos

Un experimento es un procedimiento llevado a cabo para apoyar o refutar una hipótesis. Los experimentos permiten conocer la causa y el efecto al demostrar qué resultado se produce cuando se manipula un factor concreto. Los experimentos varían mucho en cuanto a su objetivo y escala, pero siempre se basan en un procedimiento repetible y un análisis lógico de los resultados. También existen estudios experimentales naturales.

Un niño puede llevar a cabo experimentos básicos para entender cómo caen las cosas al suelo, mientras que los equipos de científicos pueden dedicar años de investigación sistemática para avanzar en la comprensión de un fenómeno. Los experimentos y otros tipos de actividades prácticas son muy importantes para el aprendizaje de los alumnos en el aula de ciencias. Los experimentos pueden elevar las puntuaciones de los exámenes y ayudar a los alumnos a comprometerse e interesarse más en el material que están aprendiendo, especialmente cuando se utilizan a lo largo del tiempo[1] Los experimentos pueden variar desde comparaciones naturales personales e informales (por ejemplo, probar una gama de chocolates para encontrar un favorito), hasta altamente controlados (por ejemplo, pruebas que requieren complejos aparatos supervisados por muchos científicos que esperan descubrir información sobre las partículas subatómicas). Los usos de los experimentos varían considerablemente entre las ciencias naturales y las humanas.