Propiedades fisicas del co2

  • por
Propiedades fisicas del co2

Molécula de dióxido de carbono

El dióxido de carbono (fórmula química CO2) es un gas ácido e incoloro con una densidad aproximadamente un 53% mayor que la del aire seco. Las moléculas de dióxido de carbono están formadas por un átomo de carbono unido covalentemente a dos átomos de oxígeno. Se encuentra de forma natural en la atmósfera de la Tierra como un gas traza. La concentración actual es de aproximadamente 0,04% (412 ppm) en volumen, habiendo aumentado desde los niveles preindustriales de 280 ppm[10][11] Las fuentes naturales incluyen volcanes, incendios forestales, fuentes termales, géiseres, y se libera de las rocas carbonatadas por disolución en agua y ácidos. Como el dióxido de carbono es soluble en agua, se encuentra de forma natural en las aguas subterráneas, los ríos y los lagos, los casquetes polares, los glaciares y el agua de mar. Está presente en los depósitos de petróleo y gas natural. El dióxido de carbono tiene un olor agudo y ácido y genera el sabor de la soda en la boca[12]. Sin embargo, en las concentraciones habituales es inodoro[1].

Como fuente de carbono disponible en el ciclo del carbono, el dióxido de carbono atmosférico es la principal fuente de carbono para la vida en la Tierra y su concentración en la atmósfera preindustrial de la Tierra desde finales del Precámbrico ha sido regulada por organismos fotosintéticos y fenómenos geológicos. Las plantas, las algas y las cianobacterias utilizan la energía de la luz solar para sintetizar hidratos de carbono a partir del dióxido de carbono y el agua en un proceso llamado fotosíntesis, que produce oxígeno como producto de desecho[13] A su vez, el oxígeno es consumido y el CO2 es liberado como residuo por todos los organismos aeróbicos cuando metabolizan los compuestos orgánicos para producir energía mediante la respiración[14] Dado que las plantas requieren CO2 para la fotosíntesis, y los seres humanos y los animales dependen de las plantas para alimentarse, el CO2 es necesario para la supervivencia de la vida en la Tierra.

Color del dióxido de carbono

Los gases traza son aquellos gases de la atmósfera distintos del nitrógeno (78,1%), el oxígeno (20,9%) y el argón (0,934%) que, combinados, constituyen el 99,934% de los gases de la atmósfera (sin incluir el vapor de agua).

La abundancia de un gas traza puede variar desde unas pocas partes por trillón (ppt) en volumen hasta varios cientos de partes por millón en volumen (ppmv)[1] Cuando se añade un gas traza a la atmósfera, ese proceso se denomina fuente. Hay dos tipos de fuentes posibles: naturales o antropogénicas. Las fuentes naturales son causadas por procesos que ocurren en la naturaleza. En cambio, las fuentes antropogénicas son causadas por la actividad humana. Algunas de las fuentes de un gas traza son biogénicas, la tierra sólida (outgassing), el océano, las actividades industriales o la formación in situ[1] Algunos ejemplos de fuentes biogénicas son la fotosíntesis, los excrementos de animales, las termitas, los arrozales y los humedales. Los volcanes son la principal fuente de gases traza de la tierra sólida. El océano global también es una fuente de varios gases traza, en particular los que contienen azufre. La formación de gases traza in situ se produce a través de reacciones químicas en la fase gaseosa[1] Las fuentes antropogénicas se deben a actividades relacionadas con el ser humano, como la combustión de combustibles fósiles (por ejemplo, en el transporte), la extracción de combustibles fósiles, la quema de biomasa y la actividad industrial.it 1% de la atmósfera.

¿es el dióxido de carbono un compuesto?

El hielo seco es la forma sólida del dióxido de carbono. Se utiliza principalmente como agente refrigerante, pero también se emplea en las máquinas de niebla de los teatros para conseguir efectos dramáticos. Sus ventajas son que la temperatura es más baja que la del hielo de agua y que no deja ningún residuo (aparte de la escarcha incidental de la humedad de la atmósfera). Es útil para conservar los alimentos congelados cuando no se dispone de refrigeración mecánica.

El hielo seco se sublima a 194,7 K (-78,5 °C; -109,2 °F) a la presión atmosférica de la Tierra. Este frío extremo hace que sea peligroso manipular el sólido sin protección contra las lesiones por congelación. Aunque generalmente no es muy tóxico, su desprendimiento de gases puede provocar hipercapnia (niveles anormalmente elevados de dióxido de carbono en la sangre) debido a su acumulación en lugares cerrados.

El hielo seco es la forma sólida del dióxido de carbono (CO2), una molécula formada por un solo átomo de carbono unido a dos átomos de oxígeno. El hielo seco es incoloro, inodoro y no inflamable, y puede reducir el pH de una solución cuando se disuelve en agua, formando ácido carbónico (H2CO3)[1].

Punto de fusión del dióxido de carbono

En química, un doble enlace es un enlace covalente entre dos átomos en el que intervienen cuatro electrones de enlace en lugar de dos en un enlace simple. Los dobles enlaces se producen normalmente entre dos átomos de carbono, por ejemplo en los alquenos. Muchos dobles enlaces existen entre dos elementos diferentes: por ejemplo, en un grupo carbonilo entre un átomo de carbono y un átomo de oxígeno. Otros dobles enlaces comunes se encuentran en los compuestos azoicos (N=N), las iminas (C=N) y los sulfóxidos (S=O). En una fórmula esquelética, un doble enlace se dibuja como dos líneas paralelas (=) entre los dos átomos conectados; tipográficamente, se utiliza el signo de igualdad para ello[1][2] Los dobles enlaces fueron introducidos por primera vez en la notación química por el químico ruso Alexander Butlerov[cita requerida].

Los dobles enlaces que involucran al carbono son más fuertes y más cortos que los enlaces simples. El orden de los enlaces es dos. Los dobles enlaces también son ricos en electrones, lo que los hace potencialmente más reactivos en presencia de un fuerte aceptor de electrones (como en las reacciones de adición de los halógenos).

El tipo de enlace puede explicarse en términos de hibridación orbital. En el etileno, cada átomo de carbono tiene tres orbitales sp2 y un orbital p. Los tres orbitales sp2 se encuentran en un plano con ángulos de ~120°. El orbital p es perpendicular a este plano. Cuando los átomos de carbono se acercan entre sí, dos de los orbitales sp2 se solapan para formar un enlace sigma. Al mismo tiempo, los dos orbitales p se acercan (de nuevo en el mismo plano) y juntos forman un enlace pi. Para conseguir el máximo solapamiento, los orbitales p deben permanecer paralelos y, por tanto, no es posible la rotación alrededor del enlace central. Esta propiedad da lugar al isomerismo cis-trans. Los dobles enlaces son más cortos que los sencillos porque el solapamiento de los orbitales p es máximo.