Niveles de organizacion de la materia esquema

  • por
Niveles de organizacion de la materia esquema

Wikipedia

Proponemos un esquema que caracteriza cómo las partes constituyen conjuntos en diversos niveles de organización, desde el atómico hasta el biológico y el social. Este esquema de etiquetas, organizadores, adjuntos y comunicadores proporciona una comprensión unificada de la estructura, la función y la dinámica de la organización en la física, la biología y las ciencias cognitivas y sociales. Utilizamos este esquema para identificar y describir estructuras y procesos en muchos niveles de organización, y discutimos su relevancia para entender la naturaleza de la constitución y la emergencia, especialmente la relación entre los seres humanos individuales y los grupos sociales que constituyen.

Proponemos un esquema general que caracteriza el modo en que las partes conforman los conjuntos en todos los niveles de organización. Para decirlo de forma concisa, las partes tienen etiquetas de identificación que permiten a los organizadores, a los adjuntos y a los comunicadores hacer que las partes funcionen juntas como un todo. La constitución no es una relación estática entre las partes y los conjuntos, sino una combinación de procesos en los que las partes interactúan para componer y mantener el conjunto. Esta dinámica ayuda a explicar la relación entre personas individuales y grupos sociales como las familias.

Nivel de organización química

Los cuatro estados comunes de la materia. En el sentido de las agujas del reloj, desde la parte superior izquierda, son el sólido, el líquido, el plasma y el gas, representados por una escultura de hielo, una gota de agua, el arco eléctrico de una bobina de Tesla y el aire que rodea a las nubes, respectivamente.

Históricamente, la distinción se basa en las diferencias cualitativas de las propiedades. La materia en estado sólido mantiene un volumen y una forma fijos, con las partículas que la componen (átomos, moléculas o iones) muy juntas y fijas en su lugar. La materia en estado líquido mantiene un volumen fijo, pero tiene una forma variable que se adapta a su contenedor. Sus partículas siguen estando juntas, pero se mueven libremente. La materia en estado gaseoso tiene tanto un volumen como una forma variable, adaptándose a su contenedor. Sus partículas no están juntas ni fijas. La materia en estado de plasma tiene volumen y forma variables, y contiene átomos neutros, así como un número significativo de iones y electrones, que pueden moverse libremente.

En un sólido, las partículas que lo componen (iones, átomos o moléculas) están muy juntas. Las fuerzas entre las partículas son tan fuertes que éstas no pueden moverse libremente, sino que sólo pueden vibrar. Por ello, un sólido tiene una forma estable y definida y un volumen determinado. Los sólidos sólo pueden cambiar su forma por una fuerza exterior, como cuando se rompen o se cortan.

Niveles de organización biológica

Antes de empezar a estudiar las diferentes estructuras y funciones del cuerpo humano, es útil considerar su arquitectura básica, es decir, cómo se ensamblan sus partes más pequeñas en estructuras más grandes. Es conveniente considerar las estructuras del cuerpo en términos de niveles fundamentales de organización que aumentan en complejidad: partículas subatómicas, átomos, moléculas, orgánulos, células, tejidos, órganos, sistemas de órganos, organismos y biosfera ([enlace]).

Para estudiar el nivel de organización química, los científicos consideran los bloques de construcción más simples de la materia: partículas subatómicas, átomos y moléculas. Toda la materia del universo está compuesta por una o más sustancias puras únicas llamadas elementos, cuyos ejemplos familiares son el hidrógeno, el oxígeno, el carbono, el nitrógeno, el calcio y el hierro. La unidad más pequeña de cualquiera de estas sustancias puras (elementos) es un átomo. Los átomos están formados por partículas subatómicas como el protón, el electrón y el neutrón. Dos o más átomos se combinan para formar una molécula, como las moléculas de agua, las proteínas y los azúcares que se encuentran en los seres vivos. Las moléculas son los componentes químicos de todas las estructuras corporales.

Niveles de organización en el cuerpo humano

Antes de empezar a estudiar las diferentes estructuras y funciones del cuerpo humano, es útil considerar su arquitectura básica, es decir, cómo se ensamblan sus partes más pequeñas en estructuras más grandes. Es conveniente considerar las estructuras del cuerpo en términos de niveles fundamentales de organización que aumentan en complejidad, como (de menor a mayor): sustancias químicas, células, tejidos, órganos, sistemas de órganos y un organismo.

Figura 1.2.1 – Niveles de organización estructural del cuerpo humano: La organización del cuerpo se analiza a menudo en términos de seis niveles distintos de complejidad creciente, desde los bloques de construcción químicos más pequeños hasta un organismo humano único.

Para estudiar el nivel químico de organización, los científicos consideran los bloques de construcción más simples de la materia: partículas subatómicas, átomos y moléculas. Toda la materia del universo está compuesta por una o varias sustancias puras únicas llamadas elementos. Algunos ejemplos de estos elementos son el hidrógeno, el oxígeno, el carbono, el nitrógeno, el calcio y el hierro. La unidad más pequeña de cualquiera de estas sustancias puras (elementos) es un átomo. Los átomos están formados por partículas subatómicas como el protón, el electrón y el neutrón. Dos o más átomos se combinan para formar una molécula, como las moléculas de agua, las proteínas y los azúcares que se encuentran en los seres vivos. Las moléculas son los componentes químicos de todas las estructuras corporales.