Los 5 sentidos y sus partes

  • por
Los 5 sentidos y sus partes

Los cinco órganos de los sentidos

Este artículo trata del proceso cognitivo del sentido junto con los sistemas sensoriales, los órganos de los sentidos y la sensación. Para otros usos, véase Sentido (desambiguación).Este artículo puede ser demasiado técnico para la mayoría de los lectores. Por favor, ayude a mejorarlo para que sea comprensible para los no expertos, sin eliminar los detalles técnicos. (Mayo 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)Capacidad fisiológica de los organismos que proporciona datos para la percepción

En los organismos, un órgano sensorial consiste en un grupo de células sensoriales interrelacionadas que responden a un tipo específico de estímulo físico. A través de los nervios craneales y espinales (nervios de los sistemas nerviosos central y periférico que transmiten la información sensorial hacia y desde el cerebro y el cuerpo), los diferentes tipos de células receptoras sensoriales (como mecanorreceptores, fotorreceptores, quimiorreceptores, termorreceptores) de los órganos sensoriales transducen la información sensorial desde estos órganos hacia el sistema nervioso central, llegando finalmente a las cortezas sensoriales del cerebro, donde las señales sensoriales son procesadas e interpretadas (percibidas).

Los 5 sentidos por orden de importancia

¿Qué son los cinco sentidos? Los cinco sentidos son las cinco herramientas principales que el ser humano utiliza para percibir el mundo. Esos sentidos son la vista, el olfato, el oído, el gusto y el tacto. Vemos con los ojos, olemos con la nariz, escuchamos con los oídos, saboreamos con la lengua y tocamos con la piel. Nuestro cerebro recibe señales de cada uno de estos órganos y las interpreta para darnos una idea de lo que ocurre a nuestro alrededor.

Los neurólogos podrían argumentar que, en realidad, hay mucho más que cinco sentidos: entre 9 y 21. Entre ellos están la percepción del calor, la presión, el dolor y el equilibrio, entre otros. Pero los cinco sentidos básicos siguen siendo útiles de conocer y mucho más fáciles de recordar. Son de vital importancia para el funcionamiento de nuestro cuerpo. Sin nuestros sentidos, no tendríamos ni idea de lo que ocurre a nuestro alrededor y el cuerpo humano sería funcionalmente inútil. Por lo tanto, cada uno de los sentidos desempeña funciones importantes y sirve para un propósito concreto. Hablemos de algunas de esas funciones.

Cuadro de los cinco órganos de los sentidos

Nuestros sentidos nos permiten aprender, protegernos y disfrutar de nuestro mundo. ¿Te imaginas cómo sería vivir tu vida sin ninguno de tus sentidos? Los sentidos suelen trabajar juntos para darnos una imagen clara de las cosas que nos rodean. Si un sentido no funciona debido a un accidente o a una enfermedad, los demás sentidos toman el relevo o se fortalecen para compensar el sentido que falta.

La lengua es también uno de los músculos más fuertes del cuerpo y es capaz de curarse de una lesión más rápidamente que otras partes del cuerpo. También necesitamos la lengua para producir ciertos sonidos cuando hablamos.

Nuestro sentido de la vista depende de nuestros ojos. Un cristalino situado en la parte delantera del globo ocular ayuda a enfocar las imágenes en la retina situada en la parte posterior del ojo. La retina está cubierta por dos tipos de células sensibles a la luz: los conos y los bastones. Los conos nos permiten ver el color y los bastones nos permiten ver mejor de noche y también nos ayudan en nuestra visión periférica. Toda esta información se envía al cerebro a través del nervio óptico.

Cuáles son los 5 órganos de los sentidos y sus funciones

Las formas de entender y percibir el mundo que nos rodea como humanos se conocen como sentidos. Tenemos cinco sentidos tradicionales: el gusto, el olfato, el tacto, el oído y la vista. Los estímulos de cada órgano sensorial del cuerpo se transmiten a diferentes partes del cerebro a través de varias vías. La información sensorial se transmite desde el sistema nervioso periférico al sistema nervioso central. Una estructura del cerebro llamada tálamo recibe la mayoría de las señales sensoriales y las transmite a la zona apropiada de la corteza cerebral para que las procese. Sin embargo, la información sensorial relativa al olor se envía directamente al bulbo olfativo y no al tálamo. La información visual se procesa en la corteza visual del lóbulo occipital, el sonido se procesa en la corteza auditiva del lóbulo temporal, los olores se procesan en la corteza olfativa del lóbulo temporal, las sensaciones táctiles se procesan en la corteza somatosensorial del lóbulo parietal y el gusto se procesa en la corteza gustativa del lóbulo parietal.