Imagenes de sustancias adictivas

  • por
Imagenes de sustancias adictivas

foto de una chica drogadicta

La vida de Jason empieza a desmoronarse. Sus notas han bajado, está de mal humor, no habla con sus amigos y ha dejado de ir a los entrenamientos. Los amigos de Jason saben que ha estado experimentando con drogas y ahora les preocupa que se haya vuelto adicto.

Se puede abusar de una droga (o del alcohol) sin tener una adicción. Por ejemplo, el hecho de que Sara haya fumado hierba unas cuantas veces no significa que tenga una adicción, pero sí que está abusando de una droga, y eso podría llevar a una adicción.

La adicción significa que una persona no tiene control sobre si consume una droga o bebe. Alguien que es adicto a la cocaína se ha acostumbrado tanto a la droga que tiene que consumirla. La adicción puede ser física, psicológica o ambas.

Ser físicamente adicto significa que el cuerpo de una persona se vuelve dependiente de una sustancia concreta (incluso fumar es físicamente adictivo). También significa crear tolerancia a esa sustancia, de modo que la persona necesita una dosis mayor que antes para obtener los mismos efectos.

Una persona que es físicamente adicta y deja de consumir una sustancia como las drogas, el alcohol o los cigarrillos puede experimentar síntomas de abstinencia. Los síntomas más comunes del síndrome de abstinencia son la diarrea, los temblores y el malestar general.

fotos de la sustancia

La heroína es una droga opiácea elaborada a partir de la morfina, una sustancia natural que se extrae de la vaina de las distintas plantas de adormidera que se cultivan en el sudeste y sudoeste de Asia, México y Colombia. La heroína puede ser un polvo blanco o marrón, o una sustancia negra pegajosa conocida como heroína de alquitrán negro.

La heroína entra rápidamente en el cerebro y se une a los receptores opiáceos de las células situadas en muchas zonas, especialmente las que intervienen en las sensaciones de dolor y placer y en el control del ritmo cardíaco, el sueño y la respiración.

Los analgésicos opiáceos de venta con receta, como OxyContin® y Vicodin®, tienen efectos similares a los de la heroína. Las investigaciones sugieren que el uso indebido de estos medicamentos puede abrir la puerta al consumo de heroína. Los datos de 2011 mostraron que se estima que entre el 4 y el 6 por ciento de las personas que abusan de los opioides de venta con receta se pasan a la heroína1-3 y que alrededor del 80 por ciento de las personas que consumieron heroína lo hicieron primero con opioides de venta con receta.1-3 Datos más recientes sugieren que la heroína es con frecuencia el primer opioide que consumen las personas. En un estudio sobre las personas que inician un tratamiento para el trastorno por consumo de opiáceos, aproximadamente un tercio declaró que la heroína fue el primer opiáceo que consumieron regularmente para drogarse.4

imágenes de abuso de drogas

El consumo de drogas es peligroso. Puede dañar tu cerebro y tu cuerpo, a veces de forma permanente. Puede perjudicar a las personas que te rodean, incluidos los amigos, las familias, los niños y los bebés por nacer. El consumo de drogas también puede llevar a la adicción.

Los cambios cerebrales de la adicción pueden ser duraderos, por lo que la drogadicción se considera una enfermedad «recidivante». Esto significa que las personas que se recuperan corren el riesgo de volver a consumir drogas, incluso después de años sin hacerlo.

No todas las personas que consumen drogas se vuelven adictas. Los cuerpos y cerebros de cada persona son diferentes, por lo que sus reacciones a las drogas también pueden ser diferentes. Algunas personas pueden volverse adictas rápidamente, o puede suceder con el tiempo. Otras personas nunca se vuelven adictas. Que alguien se vuelva adicto o no depende de muchos factores. Entre ellos están los factores genéticos, ambientales y de desarrollo.

El consumo de drogas y la adicción se pueden prevenir. Los programas de prevención en los que participan las familias, las escuelas, las comunidades y los medios de comunicación pueden evitar o reducir el consumo de drogas y la adicción. Estos programas incluyen la educación y la divulgación para ayudar a las personas a entender los riesgos del consumo de drogas.

dibujos animados sobre el consumo de drogas

Durante gran parte del siglo pasado, los científicos que estudian las drogas y su consumo han trabajado a la sombra de poderosos mitos y conceptos erróneos sobre la naturaleza de la adicción. Cuando los científicos comenzaron a estudiar el comportamiento adictivo en la década de 1930, se pensaba que las personas adictas a las drogas eran moralmente defectuosas y carentes de fuerza de voluntad. Esas opiniones conformaron las respuestas de la sociedad al consumo de drogas, tratándolo como un defecto moral más que como un problema de salud, lo que llevó a poner énfasis en el castigo más que en la prevención y el tratamiento.

Hoy en día, gracias a la ciencia, nuestros puntos de vista y nuestras respuestas a la adicción y al amplio espectro de trastornos por consumo de sustancias han cambiado drásticamente. Los innovadores descubrimientos sobre el cerebro han revolucionado nuestra comprensión del consumo compulsivo de drogas, permitiéndonos responder eficazmente al problema.

Como resultado de la investigación científica, sabemos que la adicción es un trastorno médico que afecta al cerebro y modifica el comportamiento. Hemos identificado muchos de los factores de riesgo biológicos y ambientales y estamos empezando a buscar las variaciones genéticas que contribuyen al desarrollo y la progresión del trastorno. Los científicos utilizan estos conocimientos para desarrollar enfoques de prevención y tratamiento eficaces que reduzcan el número de víctimas del consumo de drogas en las personas, las familias y las comunidades.